Cyproheptadine: A Potentially Effective Treatment for Functional Gastrointestinal Disorders in Children

Noticias sobre el Síndrome de Intestino Irritable. Descubrimientos, estudios científicos, nuevos tratamientos...
Avatar de Usuario
joemm
Usuario Habitual
Mensajes: 351
Registrado: Vie Ene 13, 2012 5:04 pm

Cyproheptadine: A Potentially Effective Treatment for Functional Gastrointestinal Disorders in Children

Mensaje por joemm »

Interesante este estudio y la eficacia de la Ciproheptadina para ciertos desórdenes digestivos.

La tendré presente por si acaso me da un ataque de dispesia.


Cyproheptadine: A Potentially Effective Treatment for Functional Gastrointestinal Disorders in Children

http://www.healio.com/pediatrics/journa ... n-children

________________________
DESCRIPCION

La ciproheptadina (en forma de clorhidrato) es un antagonista H1 de la histamina, si bien, a diferencia de otros antagonistas H1, también anatagoniza los receptores serotoninérgicos. Esta propiedad hace que la ciproheptadina sea útil en condiciones como la enfermedad de Cushing, las cefaleas de origen vascular y la anorexia. También es eficaz en la anorgasmia producida por los antidepresivos inhibidores selectivos de los receptores serotoninérgicos.

Mecanismo de action: la ciproheptadina no impide la liberación de histamina (como el cromoglicato, p. ej.) pero compite con esta sustancia en los receptores H1. La ciproheptadina antagoniza competitivamente los efectos de la histamina sobre los receptores H1 del tracto disgestivo, útero, grandes vasos y músculo liso bronquial. El bloqueo de los receptores H1 suprime la formación de edema, prurito y otras reacciones que resultan de una actividad histamínica. Los efectos sedantes de la ciproheptadina se explican por sus efectos antagonistas a nivel de los receptores histaminérgicos centrales, aunque la sedación no es tan pronunciado como con otros antagonistas de H1 tales como la difenhidramina.

Después de la administración prolongada, se puede producir la tolerancia, pero esto puede ser beneficioso ya que los efectos sedantes se van reduciendo. La ciproheptadina también compite con la serotonina en los receptores en el músculo liso del intestino y otros lugares. El antagonismo de la serotonina en el centro del apetito del hipotálamo puede explicar la capacidad de la ciproheptadina para estimular el apetito. La ciproheptadina también se ha utilizado para combatir dolores de cabeza vasculares, que muchos creen que son causados por cambios en la actividad de la serotonina. Se desconoce cómo la ciproheptadina, -un antagonista de receptor de serotonina-, ejerce un efecto beneficioso en esta condición, ya que el sumatriptán, un agente más moderno indicado específicamente para el tratamiento de la migraña, actúa como un agonista de los receptores de serotonina.

Farmacocinética: La ciproheptadina se administra por vía oral. En general, bloqueantes H1 se absorben bien desde el tracto GI, pero varían en la solubilidad, que afecta en última instancia, el inicio de la acción. Menos soluble en H1 antagonistas de tener un inicio de acción más lento y son menos propensos a causar toxicidad; ciproheptadina tiene una solubilidad moderada. La concentración máxima de ciproheptadina ocurre en cerca de 6-9 horas, y la duración del efecto es de aproximadamente 8 horas. La distribución de ciproheptadina no se ha investigado y se desconoce si el fármaco se distribuye en la leche.

El compuesto original se metaboliza extensamente en el hígado a un número de metabolitos conjugados. El rango de la semi-vida en el plasma es de 1-4 horas. La excreción es fundamentalmente renal, sin aparente excreción del fármaco inalterado. El fármaco inalterado y algunos de sus metabolitos se excretan en las heces.





INDICACIONES Y POSOLOGIA

Para la prevención y tratamiento de enfermedades alérgicas, como la rinitis alérgica, conjuntivitis alérgica, prurito o urticaria por frío:

Administración oral:

Adultos: 4 mg PO cada 8-12 horas. La dosis puede aumentarse según sea necesario. La dosis diaria habitual es 4-20 mg/día. La dosis diaria máxima es de 0,5 mg/kg/día o 32 mg/día PO, o la que sea menor.
Ancianos: Inicialmente, 4 mg PO cada 12 horas. La dosis puede ser aumentada lentamente como sea necesario y administrar en dosis divididas cada 8 horas. Dosis diaria máxima es de 0,5 mg/kg/día o 32 mg/día PO, o la que sea menor.
Niños de 7-14 años: 0.25 mg/kg/día en dos o tres dosis divididas o 4 mg PO cada 8-12 horas. la dosis diaria máxima es de 16 mg.
Niños de 2-6 años: 0.25 mg/kg/día en dos o tres dosis divididas o 2 mg PO cada 8-12 horas. Dosis diaria máxima es de 12 mg.

Para el tratamiento adyuvante de la anorexia nerviosa o anorexia no psicógena:

NOTA: es importante la exclusión de las causas orgánicas de la pérdida de peso antes de comenzar el tratamiento.

Administración oral:

Adultos: Inicialmente, 2 mg PO dos o tres veces por día con las comidas. Puede ser aumentado durante 3 semanas a una dosis de mantenimiento habitual de 8-12 mg / día PO dado en dos o tres dosis divididas. El aumento de peso se observa por lo general durante las primeras semanas de terapia. En los adultos con anorexia nerviosa, hasta 8 mg PO cuatro veces al día se ha administrado.
Ancianos: Inicialmente, 2 mg PO dos o tres veces por día con las comidas. Puede ser aumentado durante 3 semanas a una dosis de mantenimiento habitual de 8-12 mg / día PO dado en dos o tres dosis divididas. Período de tratamiento no debe ser superior a 6 meses. El aumento de peso se observa por lo general durante las primeras semanas de terapia.
Niños 7-14 años: Inicialmente, 2 mg PO dos o tres veces por día con las comidas. La dosis de mantenimiento suele ser de 4 mg PO dos o tres veces por día. Dosis diaria máxima no debe superar los 16 mg. El aumento de peso se observa por lo general durante las primeras semanas de terapia.
Niños 2-6 años: Inicialmente, 2 mg PO dos o tres veces por día con las comidas. Pueden incrementarse, pero la dosis diaria máxima no debe exceder de 12 mg. El aumento de peso se observa por lo general durante las primeras semanas de terapia.

Para el tratamiento de la anorgasmia femenina o masculina secundaria a la terapia antidepresiva:

Administración oral:

Adultos: 4-12 mg PO dada la actividad sexual una a dos horas antes de lo previsto o hasta 16 mg / día en dosis divididas.

Para el tratamiento del síndrome de Cushing secundario a trastornos de la pituitaria:

Administración oral:

Adultos: Inicialmente, 8 mg PO por día en dosis divididas. Puede aumentarse gradualmente hasta 24 mg / día en dosis divididas.

Para la profilaxis y el tratamiento de dolor de cabeza vascular incluyendo migraña:

Administración oral:

Adultos: Al inicio de ataque, 4 mg PO. Repita en 30 minutos, si es necesario. La dosis de mantenimiento es de 4 mg PO cada 4-6 horas

Límites Máximos de Dosificación:.

• Adultos: 0,5 mg / kg / día PO o 32 mg / día PO, lo que sea menor

• Ancianos: 0,5 mg / kg / día PO o 32 mg / día PO, lo que sea menor.

• Los adolescentes 15-18 años: 0.5 mg / kg / día por vía oral o 32 mg / día PO, lo que sea menor.

• Los adolescentes 13-14 años: 16 mg / día PO.

• Niños > 7 años: 16 mg / día PO.

• Niños 2-6 años: 12 mg / día PO.

• Niños < 2 años: el uso seguro y eficaz no se ha establecido.

• Bebés: el uso seguro y eficaz no se ha establecido.

Pacientes con insuficiencia hepática: La dosis debe ser reducida para aquellos pacientes con insuficiencia hepática; Sin embargo, las pautas específicas para los ajustes de dosis no están disponibles.

Los pacientes con insuficiencia renal: directrices específicas para los ajustes de dosis en insuficiencia renal no están disponibles; parece que es necesario realizar ajustes de dosis.





CONTRAINDICACIONES

La actividad anticolinérgica de H1-antagonistas puede resultar en un aumento de las secreciones bronquiales en las vías respiratorias que agrava un ataque agudo de asma o enfermedad pulmonar obstructiva. Aunque los antagonistas H1 deben evitarse durante un ataque agudo de asma, estos efectos anticolinérgicos no se oponen a la utilización de antagonistas H1 en todos los pacientes con asma o EPOC, sobre todo si el síntoma respiratorio anterior no es un componente primario de la enfermedad. La ciproheptadina solo muestra una moderada actividad anticolinérgica, pero el uso de un antagonista de H1-con menos efectos anticolinérgicos puede ser preferible en algunos casos.



Clasificación de la FDA de riesgo en el embarazo

La ciproheptadina se clasifica dentro de la categoria B riesgo en el embarazoLos antagonistas H1 no son recomendados generalmente para uso durante el embarazo, especialmente durante el tercer trimestre, debido al posible riesgo para el feto. La ciproheptadina se debe considerar durante el embarazo solo cuando los beneficios del tratamiento son mayores que los riesgos para el feto.

Los antagonistas H1 no se recomiendan para su uso durante la lactancia, ya que pueden inducir una estimulación del SNC paradójica en los recién nacidos o convulsiones en los bebés prematuros. También se puede producir una inhibición de la lactancia. Los métodos alternativos de alimentación se deben usar si la terapia ciproheptadina es necesario.





La ciproheptadina debe utilizarse con precaución en los niños ya que se puede producir una estimulación del paradójica del SNC. Ha habido un número de casos de depresión respiratoria, apnea del sueño, y de síndromes de muerte súbita en niños tratados con antihistamínicos fenotiazínicos. El mecanismo de esta reacción no se conoce. Por lo tanto, los antihistamínicos deben utilizarse con extrema precaución en niños con antecedentes familiares de muerte súbita o apnea del sueño.

Los antagonistas H1 no se deben utilizar en los recién nacidos debido a la posibilidad de estimulación paradójica del SNC o convulsiones.

La ciproheptadina se debe utilizar de manera conservadora en pacientes con glaucoma de ángulo cerrado. Puede ocurrir un aumento en la presión intraocular debido a los efectos anticolinérgicos del fármaco, precipitando un ataque agudo de glaucoma. Los pacientes ancianos son más susceptibles a los efectos anticolinérgicos de ciproheptadina, incluida la posible precipitación de un glaucoma no diagnosticado. Otros efectos oculares derivados de los efectos anticolinérgicos de ciproheptadina incluyen sequedad en los ojos o visión borrosa. Esto puede ser de importancia en los ancianos y los usuarios de lentes de contacto.

Aunque la ciproheptadina tiene efectos anticolinérgicos moderados, puede ocurrir un empeoramiento de los síntomas en pacientes con obstrucción de la vejiga, obstrucción gastrointestinal o íleo, hipertrofia prostática benigna, o retención urinaria. Los ancianos son más susceptibles a los efectos anticolinérgicos de los fármacos ya que hay una disminución de la actividad colinérgica endógeno que se produce con la edad.

La ciproheptadina se metaboliza ampliamente en el hígado. El metabolismo de la ciproheptadina puede reducirse en presencia de insuficiencia hepática. Las personas con enfermedad significativa que vayan a ser tratadas con ciproheptadina deberían controlar la función hepática y los efectos secundarios. Pueden ser necesario ajustes de dosis s en estos pacientes.

Los efectos anestésicos tipo quinidina y los efectos anticolinérgicos son responsables de los efectos cardíacos adversos que se han observado incluyendo taquicardia, cambios en el ECG, hipotensión y arritmias. Aunque estos efectos cardiovasculares son poco comunes, antagonistas H1 se deben utilizar de manera conservadora en pacientes con enfermedad cardiaca.

La ciproheptadina puede provocar somnolencia. Los pacientes que reciben ciproheptadina deben ser advertidos de evitar conducir u operar maquinaria hasta que se conozcan los efectos de la droga.





INTERACCIONES

La actividad anticolinérgica de los IMAOS es mínima. Sin embargo, a veces se producen efectos anticolinérgicos. Se recomienda evitar el uso concomitante de inhibidores de la MAO con medicamentos que poseen actividad anticolinérgica, especialmente atropina y escopolamina, ya que sus efectos y los de otros fármacos anticolinérgicos se potencian y puede llegar a ser graves. La mayoría de los fabricantes recomiendan que los antagonistas H1 no se utilicen dentro de las dos semanas de tratamiento con un IMAO.

Los efectos anticolinérgicos de la ciproheptadina pueden aumentar cuando se combina con otros antimuscarínicos. Los fármacos con efectos antimuscarínicos significativos son los antidepresivos tricíclicos (por ejemplo, amitriptilina, amoxapina, clomipramina, doxepina, imipramina, nortriptilina, protriptilina, trimipramina), las fenotiazinas (por ejemplo, clorpromazina, la mesoridazina, promazina, tioridazina, triflupromazina), y bloqueantes-H1 derivados de etanolamina (por ejemplo, clemastina, difenhidramina), y benztropina.

Aunque los efectos anticolinérgicos de ciproheptadina son moderadas, el uso de un antagonista de H1-con menos efectos anticolinérgicos puede ser preferible cuando un bloqueante H1 debe ser utilizado con cualquiera de los agentes anteriores.

Igualmente, aunque la ciproheptadina es sedante moderado, puede ocurrir un efecto depresor sobre el sistema nervioso central aumentado cuando se combina con otros depresores del SNC incluyendo etanol, entacapona, barbitúricos, ansiolíticos, sedantes e hipnóticos, antipsicóticos, agonistas opiáceos, butorfanol, nalbufina, pentazocina, antidepresivos tricíclicos, u otros H1-bloqueantes. Los antagonistas H1 que no parecen potenciar los efectos de los depresores del SNC incluyen astemizol, loratadina y la terfenadina.

La cproheptadina ha sido utilizada para el tratamiento de la inhibición del orgasmo masculino o femenino causada por antidepresivos como los ISRS. Sin embargo, puede producirse una inversión de los efectos antidepresivos cuando estos agentes se combinan debido a los efectos antagonistas de la serotonina de la ciproheptadina.





REACCIONES ADVERSAS

La depresión del SNC, que se manifiesta como sedación, somnolencia y/o mareos, puede ocurrir durante el tratamiento con ciproheptadina. Existe una considerable variación en la respuesta de cada paciente a los efectos sedantes, por lo que los pacientes deben ser advertidos del posible deterioro de su agudeza mental. Estos efectos secundarios pueden desaparecer después de unos días de interrumpir la medicación.

Los pacientes geriátricos pueden estar más predispuestos a desarrollar efectos adversos depresores del SNC, y la ingesta de alcohol aumentan la sedación. Si los síntomas persisten o son graves, pueden ser aconsejables una reducción de la dosis o cambiar a otro antagonista-H1.

Otros posibles efectos sobre SNC incluyen dolor de cabeza y debilidad muscular.

Los antagonistas H1 pueden causar una estimulación paradójica del SNC, aunque esto es más probable que ocurra en los niños. Los síntomas pueden incluir inquietud, insomnio, palpitaciones, y en casos severos, convulsiones.

La ciproheptadina posee un grado moderado de actividad anticolinérgica. Algunos efectos anticolinérgicos que pueden ocurrir durante la terapia incluyen el incremento de las secreciones bronquiales, xerostomía, retención urinaria, insomnio, nerviosismo, y/o visión borrosa. Los pacientes geriátricos son más susceptibles a estas reacciones adversas, ya que la actividad colinérgica endógena disminuye con la edad.

Los antagonistas H1, incluyendo la ciproheptadina, pueden causar efectos adversos gastrointestinales como náuseas/vómitos, diarrea, estreñimiento, y/o dolor abdominal. Algunas de estas reacciones adversas pueden ser aliviadas al tomar el medicamento con las comidas o con leche.

Las respuestas cardiovasculares adversos, susceptibles de ser asociadas con las propiedades anticolinérgicos pueden incluir taquicardia sinusal, extrasístoles, palpitaciones y/o arritmias cardíacas. El bloqueo alfa-adrenérgico puede producir hipotensión. La hipertensión también puede ocurrir, pero por lo general no es de importancia clínica.





Las sobredosis de los antihistamínicos pueden ocasionar reacciones adversas que varían desde una depresión del sistema nervioso central a la estimulación especialmente en pacientes pediátricos. Además, pueden ocurrir signos y síntomas similares a los que produce la atropina (boca seca, pupilas dilatadas y fijas, etc) ), así como síntomas gastrointestinales.
Si el vómito no se ha producido de forma espontánea, debe inducirse el vómito con jarabe de ipecacuana. Si el paciente es incapaz de vomitar, de debe realizar un lavado gástrico seguido de la administración de carbón activado. Se deben tomar precauciones contra la aspiración, especialmente en lactantes y niños.

Cuando están presentes signos y síntomas potencialmente fatales, puede considerarse la administraciój salicilato de fisostigmina intravenoso. Las dosis y frecuencias de su administración dependen de la edad, la respuesta clínica, y la recurrencia después de la respuesta.

Los catárticos salinos, como la leche de magnesia, por el agua que llevan por ósmosis all intestino son valiosos para su acción diluyente del contenido intestinal. Los estimulantes no deben ser utilizados; los vasopresores pueden utilizarse para tratar la hipotensión.

La LD50 oral de ciproheptadina (clorhidrato de ciproheptadina) es 123 mg / kg, y 295 mg / kg en el ratón y la rata, respectivamente.

Fuente:
http://www.iqb.es/cbasicas/farma/farma04/c059.htm

¿Qué síntomas tienes? ¿Ya te han diagnosticado? ¿Qué tratamiento estás siguiendo? ¡Cuéntanos un poco más de ti!
REGÍSTRATE PINCHANDO AQUÍ.

Responder
  • Temas similares
    Respuestas
    Vistas
    Último mensaje